Reservar

Hotel / Destinació
Dates
Nº de persones
2 Adults / 0 Nens
Codi promocional
Habitació
Adults
-
+
Nens
-
+
+ Afegir habitació
Confirmar selecció

PREMSA

ABC / Maig 2021

Uno de los jardines más bonitos y espectaculares de la Costa Brava

Los Jardines de Santa Clotilde, en Lloret de Mar, forman parte del Itinerario Europeo de los Jardines Históricos, una ruta certificada por el Consejo de Europa que ha permitido sacar a la luz los jardines menos conocidos del continente. Escondidos en el epicentro de la Costa Brava, estos jardines novecentistas son un destino luminoso situado sobre un acantilado con vistas al mar.

El Itinerario Europeo de los Jardines Históricos -una asociación sin ánimo de lucro- es una ruta cultural certificada por el Consejo que nació en 2016 a raíz del impulso de la ciudad de Lloret de Mar, la colaboración del Ayuntamiento de Aranjuez y el laboratorio de Patrimonio y Turismo Cultural de la Universidad de Barcelona.Con sus 29.000 metros cuadrados, los Jardines de Santa Clotilde son los parterres mediterráneos más grandes de la Ruta Europea de Jardines Históricos. Su situación entre la cala Boadella y la playa de Fenals los convierte en un espacio único desde donde se puede disfrutar de la sinergia de todos los elementos de la naturaleza.

Los jardines fueron diseñados en 1919 por el arquitecto Nicolu Maria Rubió i Tudurí, gran seguidor de Jean-Claude Nicolas Forestier, quien proyectó los jardines de Montjuïc y del Parque de la Ciutadella en Barcelona. La estructura se organiza en torno a la escalinata principal, conocida como Escalera de las Sirenas, que desciende desde una explanada hasta el mar. Además, hay tres senderos que confluyen en una gran plaza y evocan un anfiteatro mediterráneo de simetrías clásicas. En toda la superficie de los jardines, la diversidad de especies de plantas mediterráneas como pinos, tilos o cipreses se alterna con pequeños estanques y conjuntos escultóricos.

El relieve del terreno permite apreciar desde los distintos miradores cómo se funden ambos espacios naturales, agua y tierra. Personajes mitológicos como Venus y las sirenas, y bustos que emulan la escultura romana de época imperial, se sumergen en este mundo idílico que representa el jardín novecentista de Santa Clotilde.